Bicentenario de la Independecia de México

noviembre 14, 2007

2007: Año de la Corregidora Doña Josefa Ortíz de Domínguez

Archivado en: General — Etiquetas: , , , — josemartinezpichardo @ 8:54 pm

2/4

Continuando con la biografía de esta insigne mujer, he de mencionar que a su llegada a la ciudad de Querétaro don Miguel y doña Josefa despertaron simpatías entre los dirigentes de la sociedad queretana ya que los identificaron como una pareja en la que se hermanaban la experiencia y el entusiasmo. En pláticas y en tertulias “los Corregidores” manifestaban sus simpatías por la justicia; su disgusto ante los abusos y sus francos razonamientos en pro de los indios despojados y de las clases menesterosas faltas de conocimientos y de influencia. La consolidación de los capitales de obras pías obligó al Corregidor a formular enérgicas representaciones ante el Tribunal de Minería y las quejas llegaron hasta el Virrey don José de Iturrigaray que le suspendió en el puesto, lo concentró en México y lo retuvo a su lado en los angustiosos meses de agosto y septiembre de 1808. Entonces escuchó el licenciado Domínguez la conveniencia de organizar el Virreynato de acuerdo con las doctrinas democráticas, representativas e igualitarias.

Al volver a Querétaro e intercambiar impresiones con su esposa, propiciaron las reuniones de la casa número 14 de la calle del Descanso; de la casa número 4 de la calle de la Cerbatana y aun las que se improvisaban en el propio comedor y en la sala de su casa habitación.

El capitán del Regimiento de Dragones de la Reina don Ignacio Allende cortejaba a una de las hijas de los Corregidores y de los intercambios de ideas que tuvieron con él se formó lo que en la Historia Nacional se llama “La Conjuración o Conspiración de Querétaro” que se dio a través de reuniones, las cuales disfrazaban como “veladas o tertulias literarias” en las que participaban un grupo de criollos, entre ellos, Mariano Abasolo, Juan Aldama y Miguel Hidalgo, así como abogados, militares, burócratas, comerciantes, etcétera, sobresaliendo por su fe, su entusiasmo y lo incontenible de sus ansias libertarias, doña Josefa Ortiz de Domínguez; José Miguel Domínguez también participaba pero de forma más discreta.

“La Conjuración de Querétaro”, al llegar el mes de septiembre de 1810, fue objeto de cinco diversas denuncias y una de ellas, la de Francisco Bueras al Juez Eclesiástico Rafael Gil de León, hizo que el comandante militar García Rebollo ordenara al Corregidor Domínguez el cateo de domicilios y la aprehensión de don Epigmenio y don Emeterio González a quienes hallaron, en su comercio de abarrotes, lanzas, pólvora y balas.

Los esposos Domínguez, tomaron parte en los planes de conspiración a favor de la Independencia; pero una vez que sus planes fueron descubiertos su marido abandonó la causa e hizo encerrar a Josefa.

Era el 14 de septiembre cuando doña Josefa, encerrada con llave por su esposo el Corregidor, llamó desde su recámara en forma convenida al alcaide Ignacio Pérez; éste advirtió la urgencia del llamado puesto que la Corregidora golpeó con el tacón de su calzado, repetidamente, en el piso que para el caso del alcaide era el techo de su cuarto dormitorio, y acudió presuroso.

¡Hasta la próxima!…

El tema Shocking Blue Green. Create a free website or blog at WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.